Skip to main content

Hace poco me pidieron que diera una charla sobre la visión sistémica y la constelación como herramienta en el Colegio de la Psicología de Madrid.

Aunque creo que hay fuerzas y situaciones que no entendemos, no me gusta el aspecto mágico que se le da a las constelaciones como herramienta y lamento que esto aleje a personas que se pierden el uso de una herramienta que facilita y desarrolla esa visión geométrica. Una herramienta que permite ver el conjunto de la situación y la relación entre sus elementos y permite anticipar diferentes movimientos para conseguir lo que se busca.

¿Qué es la visión sistémica?

La visión sistémica es la que surge cuando comprendemos que cualquier situación además de ser mirada de un modo lineal, es decir como sucesión de hechos uno consecuencia de otro, puede ser mirada de un modo geométrico o poliédrico, como un conjunto de elementos en el que el movimiento de uno, genera movimiento en todos los demás, porque están unidos generando un sistema.

Esta visión produce vértigo porque nos hace conscientes de que hay más elementos de los que controlamos impactando en lo que estamos viviendo. Nos resulta más fácil pensar que si hago “A” el resultado es “B” que mirar un conjunto de elementos que influyen, y que no están bajo nuestro control.

Si aprendemos a mirar sistémicamente tendremos más consciencias de todos los impactos que nos afectan y seremos más capaces de generar las condiciones convenientes para provocar las situaciones que queremos vivir.

 

La constelación, hacer visible lo invisible.

La constelación es la herramienta en la que utilizando objetos o imágenes, que representan a los elementos del sistema, permite ver la relación que hay entre ellos.

Se puede hacer, con muñecos, piedras, papeles, o elementos fabricados a propósito. Y también se puede hacer un dibujo en el que esté representado cada elemento en un sitio determinado, con una flecha marcando su dirección.

En ambos casos, podremos ver qué elementos están dentro o fuera de esta relación. Es muy interesante ver aquellos elementos que perteneciendo al sistema y con gran peso en él, son vistos fuera o se querrían ver fuera. (Recuerdo una constelación en la que el Jefe era representado en una esquina, pero todos demás elementos le miraban a él.)

También es fácil ver si se está respetando el orden o prioridad o hay que hacer algún movimiento para que el sistema recupere equilibrio, teniendo cada uno su lugar. Si hay elementos fuera de su sitio esto genera ruido y falta de eficacia en la misión del sistema. Y con todo esto podremos percibir si hay equilibrio entre lo que cada elemento aporta o recibe en el sistema.

Estos tres elementos Pertenencia, Orden y Equilibrio son las leyes que Bert Hellinger describió como leyes necesarias para el buen funcionamiento de un sistema.

Un movimiento, mucho más que un impacto.

Un sistema puede estar formado por individuos, grupos de individuos o conceptos. Por ejemplo podemos ver el sistema formado para la realización de un proyecto en el que tendríamos en cuenta el objetivo, los participantes, los recursos, el ámbito, la competencia,…. y todos los elementos que están incidiendo en el proyecto,
Los organizaríamos por orden, y relación, y con esto podríamos ver cuál es la situación actual con una visión sistémica y no causal.

La representación permite ver qué impacto genera el movimiento de cada uno de los elementos en cada uno de los otros. Esta visión de conjunto permite anticipar el impacto en el sistema del movimiento de cada uno y tomar decisiones con la consciencia de este impacto.

Cuando hacemos coaching individual, esta herramienta es muy útil para tener este cambio de visión y la declaración de lo visto desde esta perspectiva para consolidar el aprendizaje, por eso la incluimos como herramienta en nuestra formación de coaches.

Cuando hacemos Coaching de Equipos es una herramienta esencial para que cada miembro del equipo exprese la visión del sistema y esta visión sea modulada generando una visión del equipo que represente cuál es la situación actual, la situación deseada y el paso necesario para conseguirla, por eso también es una herramienta que incluimos en la formación de coaches de equipo.

En cualquier caso, te invito a mirar de manera diferente para aprender a ver diferentes caminos para conseguir tus objetivos y a ser consciente de que tú elijes el camino que tomas y el que rechazas cuando eres capaz de reconocerlos.

Tu decides. ¿Cuál será tu próximo paso?

María Manzano
Fundadora de Lider-haz-GO! / Coach MCC