Empezaré por definir qué es coaching. El coaching es una herramienta de desarrollo, en la que un profesional, por medio de una conversación, facilita la generación de perspectivas diferentes a un cliente para que este elija la perspectiva que le permite ver lo necesario para hacer y conseguir su objetivo. 

Así que el coach es un profesional de la pregunta. Por medio de la pregunta hace que el cliente encuentre las respuestas que conocía pero que no eran visibles para él. No es un profesional de la respuesta, ya que cuando el coach da respuestas, se convierte en consejero. A partir de ahí el cliente buscará las respuestas del coach, dejando la responsabilidad del éxito o fracaso en las sugerencias del coach y eludiendo el liderazgo de su propia vida. 

 

¿Y cómo podemos hacer esta conversación tan delicada en grupo?

Se comienza, generando un espacio de confianza, de modo que todos los participantes, sientan que cuanto más aporten a la conversación, más profundo será el trabajo que realicen internamente para conseguir su objetivo:

  • Porque el coach irá haciendo preguntas para definir el objetivo, reconocer la realidad, generar opciones diferentes y diseñar un plan de acción. Y a cada pregunta contestará un participante, que irá hilando su proceso individual de modo que vaya haciendo su sesión de coaching, con sus tropiezos, sus no sé, sus dudas, sus avances y sus descubrimientos.
  • Porque el coach irá escuchando y señalando los procesos que se van mostrando por cada participante, remarcando que hay muchos caminos diferentes y que cada uno tiene que elegir aquel en el que el balance del coste y el beneficio sea más satisfactorio.
  • Porque el coaching grupal es coaching individual en grupo. Trabajando cada uno su objetivo, su visión y su compromiso, el hecho de que las conversaciones sean públicas, facilita que se trabaje con visiones diversas, y ante la pregunta del coach, haya respuestas diferentes en los diferentes participantes; alguna que coincide con la mía, alguna con la que no estoy de acuerdo y alguna que no se me había ocurrido.

Esto me coloca en medio de una habitación con diversas puertas, y el coach explorará con las diferentes personas los diferentes caminos, el que cada participante quiera elegir, y, cada uno, será consciente del camino que ha elegido y de cuales no ha elegido. 

Este es el poder del coaching grupal, la experiencia de que hay más visiones que la mía, que hay más opciones que la que elijo, que hay más formas de hacer las cosas que mi costumbre.  Que yo puedo elegir qué miro, para elegir qué me digo, para que mi emoción provoque que mis acciones coincidan con mis pensamientos y mis sentimientos; y para que mi momento actual sirva al propósito de mi vida. 

Y esto es para lo que sirve el Coaching. 

 

María Manzano Sánchez
Agosto 2020

 

Especialízate en uno de los enfoques de hacer coaching más demandados por las empresas vanguardistas.

¡Apúntate al programa de Coaching Grupal!

Compartir esto