Cómo establecer objetivos (realistas) para el nuevo año 2020

25 Dic, 2019 | Coaching, Destacados

Otro año que acaba, un año que empieza… y un horizonte lleno de nuevos objetivos (y buenos propósitos). Pero hay que tener cuidado. No queremos que nos vuelva a pasar como todos los años anteriores. ¿Cuántos objetivos hemos cumplido este año que acaba? ¿Ninguno?…

Comer menos, hacer más ejercicio, fumar menos, estudiar más, hacer menos el vago, trabajar más… ¡La lista es interminable! Y desafortunadamente no hemos cumplido ninguno de ellos.

No te preocupes, es mucho más habitual de lo que puedas creer. Y la razón es que no sabemos establecer los objetivos para el nuevo año. Algo realmente importante para seguir mejorando y ser mejor persona y profesional.

 

 

Cómo establecer objetivos

 

Para no terminar este nuevo año con la misma sensación de fracaso y frustración por no haber “conseguido” cumplir ninguno de nuestros propósitos, sólo tienes que seguir estos cuatro consejos. ¡Y mucha suerte!

 

1- Objetivos en positivo

 

Los objetivos debemos establecerlos en positivo, es decir, enfocarnos en lo que sí queremos, y no en lo que no queremos. Esto es así porque es más fácil que nuestro “cerebro” se motive con un objetivo que interpreta como bueno. Por ejemplo, “quiero comer más sano”, en vez de “no quiero comer dulces”. Es mucho más fácil y efectivo motivarnos en “positivo” que en negativo.

 

2- Objetivos específicos

 

Los objetivos deben ser específicos, concretos, sencillos… que no den pie a malas interpretaciones. Una vez más, nuestro cerebro necesita entender qué es lo que queremos de forma sencilla. Por ejemplo, “quiero matricularme en la carrera de psicología”, en vez de “quiero seguir estudiando”. O “voy a salir a correr dos veces por semana”, antes de “quiero hacer más ejercicio”. De esta forma nuestro cerebro sabe exactamente lo que queremos, y nosotros podremos comprobar si realmente estamos cumpliendo el objetivo.

 

3- Objetivos realistas

 

Es muy importante marcarnos objetivos realistas, además de que sean apetecibles. No vale de nada establecer un objetivo súper motivante o emocionante, si no vamos a ser capaces de cumplirlo. Si nos marcamos objetivos muy grandes, es mejor dividirlos en objetivos más pequeños que podamos ir cumpliendo con cierta facilidad. No queremos metas utópicas que no seamos capaces de cumplir y nos dejen con una sensación de fracaso. Queremos cumplir nuestros objetivos aunque sean más pequeños y modestos.

 

4- Objetivos que dependan de nosotros

 

Por último, los objetivos que nos marquemos para este nuevo año tienen que estar bajo nuestro control. Por ejemplo, “voy a encontrar trabajo” no es una meta que esté totalmente bajo nuestro control. Pero “voy a dedicar dos horas al día a buscar un nuevo trabajo” está totalmente bajo mi control. De nuevo, no queremos marcarnos objetivos que no se cumplan y nos dejen llenos de frustración.

 

Ahora ya no tienes excusas para no tener tu lista de objetivos y propósitos para el 2020. Pero recuerda, que sean positivos, específicos, realistas y estén bajo tu control.

 

Compartir esto
Coaching Cómo establecer objetivos (realistas) para el nuevo año 2020